Políticos de talla

Esta pasada semana han fallecido dos políticos españoles de talla. Adolfo Suárez e Iñaki Azkuna. Sobre este último ya dediqué una entrada el año pasado. Por lo que me centraré en el primero.

Adolfo Suárez González, presidente de España de 1976 a 1981, fue uno de los principales actores de la transición de la dictadura a la democracia. Lo hizo con valentía como cuando aguantó de pie en el Congreso haciendo caso omiso a un asalto armado en forma de golpe de estado. Él dice que aguantó de pie porque era el Presidente, pero que si no lo fuera, hubiera hecho lo mismo que el resto (tirarse al suelo). Es posible, pero no sé si esos 350 diputados, presentes aquel día en el Congreso, hubieran hecho lo mismo de estar ellos en su lugar. Esa valentía, y otras cualidades como ser un excelente comunicador, estadista, conciliador y seductor, como si fuera la versión española de John Fitzgerald Kennedy o el contemporáneo Obama, le permitieron ofrecerse cual camicace al servicio de un gran proyecto. Un proyecto de España democrática que dejara atrás otras épocas como la Guerra Civil y el franquismo. Un proyecto ambicioso que se hizo realidad por la voluntad de un pueblo y la ayuda de algunos actores políticos, como Adolfo Suárez o el Rey Juan Carlos. Muchos no habían nacido o eran muy pequeños para recordar nada de eso (como el que escribe), pero es importante recordar a políticos que ayudaron a que hoy podamos, por ejemplo, expresarnos libremente sobre lo que pensamos (como está haciendo el que teclea estas líneas). Lamentablemente creo que no quedan, o quedan ya muy pocos, políticos en España de talla. Uno quizás era Azkuna y ha muerto, casualmente, la misma semana. Así pues, que descansen en paz estos dos políticos de talla, y ojalá su recuerdo inspire a otros a seguir su ejemplo.

Imagen