De presidiario a Presidente

Ayer noche me quedé como de costumbre seducido por la comodidad del sofá y la posibilidad de mejorar mi inglés viendo una película o documental en versión original. Pero no hubo suerte, documentales había pocos y ninguno me interesaba. Con las películas corrí la misma suerte. Principalmente, porque no se daba el requisito de haber pasado el suficiente tiempo desde la última vez que las había visto. Concretamente una semana desde el último pase del Padrino III. Si hubiera sido una de las dos primeras me lo hubiera pensado (aunque me las sepa casi de memoria). Así que, aunque ya me suponía curado de tal mal, no fue así y acabé adentrándome en el tenebroso y poco gratificante mundo del zapping.

Bueno, el caso es que al accionar el mando a distancia casi compulsivamente, como el que apuesta  sus últimas fichas en la ruleta, me tropecé con una noticia que me llamó la atención: Mario Conde vuelve a la política. ¿Cómo? ¿Cuando? ¿En serio?

Hacía meses que voluntariamente había decidido no estar informado sobre temas políticos, así que cuando traté de asimilar la noticia fue como cuando Superman se entera de que sus paisanos kriptonianos han conquistado EEUU (y por ende la Tierra entera), y él se encontraba en una disertación interna sobre el sexo de los ángeles.

¿Podría Mario Conde llegar a ser Presidente de España? ¿Cuál es su receta para salir de esta situación? ¿Goza de más simpatizantes o detractores? En el programa televisivo, ávidos de morbo, se pusieron manos a la obra con la noticia, y los contertulios expusieron, según su afinidad o animadversión con el personaje, sus respectivos análisis sobre la posiblidad de que Conde formará una fuerza política y tuviera éxito.

He leído y oído a Mario desde hace ya algún tiempo, y desde luego mi opinión está condicionada por mi propio prisma para ver el mundo que nos rodea, y en cualquier caso no es importante lo que yo opine. Pero creo que es justo e imparcial, considerar a Mario Conde como una persona inteligente. Una persona inteligente que si entra en política no lo hace para enriquecerse, que tiene una formación académica y profesional excelente, que conoce la ley y el sistema público tan bien como el privado. Con capacidad para la gestión, y además, un excelente orador. A otros, su pasado les pesará demasiado incapaces de diferenciar la velocidad del tocino.

Mario hablaba de algo así como políticos profesionales vs políticos de profesión. Lo que inevitablemente me ha traído a la memoria aquella célebre frase de Kennedy: “no te preocupes por lo que tu país puede hacer por ti, preocúpate de lo que tu puedes hacer por tu país”.

Como resumen a estas líneas diré que la idea de Mario Conde de entrar, en este momento, en el panorama político español, me parece interesante dependiendo de su propio grado de implicación y compromiso.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s