Tengo un Real Decreto para Usted

Embriagadores aires de libertad se respiran con cada decisión que toman nuestros gobernantes. Un gobierno maduro para un pueblo inmaduro. Se podría extraer como conclusión. Sin duda, un tutela a nuestra medida. Aunque también cabría pensar, que el intrusionismo del Gobierno, en cada vez más parcelas privadas, supone una minoración de nuestra libertad, y por tanto de nuestra calidad de vida.

Todo es por nuestro propio bien, claro. Pero, aún así resulta molesto que alguien se meta en tu casa para decirte qué debes comer o beber, qué luces puedes encender o a qué hora tienes que irte a dormir (esta podría ser la próxima medida para ahorrar energía).
Todo esto podría resultar muy divertido, si no fuera porque esas campañas de recomendación a los imberbes ciudadanos se realizan mediante campañas publicitarias. Y, claro, alguien tiene que pagar esas campañas. Efectivamente, las pagamos los españoles con nuestros impuestos. Entonces, ¿puede que con la galopante depresión económica que padece nuestro país, nuestro Gobierno nos esté cobrando por hacernos recomendaciones? 
No puede ser. Eso sería casi tan disparatado como, en plena crisis, pintar las fachadas de los ayuntamientos de nuevos colores o volver a asfaltar las calzadas. En cualquier caso, prefiero las recomendaciones a las prohibiciones. Claro, que no se puede hablar de las prohibiciones de este Gobierno sin hablar de los Reales Decretos. Y es que Zapatero, como un tonto con un lápiz, descubrió que se podía pasar por el arco del triunfo el resto de opiniones discordantes cuando descubrió semejante “juguetito”.

Algunas prohibiciones (o cruzadas) que recuerdo y, desde luego, imprescindibles para salir de la crisis han sido: legislar contra la “comida basura”; quitar los crucifijos de los centros públicos de enseñanza, limitar el libre flujo de información (sin fines lucrativos) de la comunidad internauta; obligar a habilitar o construir zonas para fumadores en locales de restauración, para luego decirles “que no, que era broma, que está prohibido del todo”; prohibiciones de tráfico, como la de no superar la velocidad máxima de 110 Km/h en autovías y autopistas; y así hasta 87 decretos-ley.

Quizás los españoles seamos un poco burros y estemos por civilizar. En eso le tengo que dar la razón a Zapatero. Pero, ¿a qué viene tanta prisa por imponer las cosas a la fuerza? Acaso, no sería mejor invertir lo suficiente en una educación cívica y sólo sancionar en casos extremos. Además de la falta de educación, me da la sensación que hace falta sentimiento de unidad y respeto por los bienes colectivos. No hay más que ver la manera en la que está respondiendo el pueblo japonés ante la devastadora tragedia que han sufrido estos días.

No sé, creo que es fácil decidir e imponer acciones restrictivas sin el concierto de los demás, pero si se consigue implicar a la gente haciéndola partícipe, se podrían encontrar con la sorpresa de que el propio pueblo ayuda a que las cosas se hagan correctamente.

Por cierto, ¿no recordáis con nostalgia aquellas señales, de placa cuadrada azul y blanca, recomendando una velocidad determinada?

Anuncios

Un pensamiento en “Tengo un Real Decreto para Usted

  1. Que tiempos aquellos en los que podíamos elegir entre tomar la curva a la velocidad recomendada o pasarnos la recomendación por el forro.Y hablando de recomendaciones y prohibiciones tiene gracia que prohibiciones que entraron en vigor a principios de la década de los 70 por la crisis del petroleo, sigan hoy en pie con el burdo pretexto de que es para que hayan menos muertos en las carreteras.En Alemania, que no existe el limite de velocidad, tuvieron 85 muertos por cada millón de habitantes en 2001 y 45 en el 2010. En España, en el que el limite es de 120km/h, 136 muertos por cada millón de habitantes en 2001 y 54 en el 2010.Podemos decir que el actual limite de velocidad sirve un claro propósito? La realidad es que no. Que el único propósito que sirve es el que el estado español recaude mucho mas dinero que el estado teutón.La velocidad no es un factor de riesgo de muerte, los accidentes lo son. Lo que hay que hacer no es reducir la velocidad, por supuesto que si vamos andando habrán menos muertos. Pero la realidad es que existen otras muchas causas mucho mas directamente relacionadas. Alcohol, carreteras diseñadas por malos ingenieros… causas que se encuentran en Alemania en menor medida.Es una solemne estupidez culpar a la velocidad de los accidentes. Es tan estúpido como culpar a los cinturones de seguridad por que "en la mayoría de los casos de muerte de carretera hemos observado que los muertos llevaban los cinturones de seguridad puestos".La realidad es que si hoy día circular a 121km/h es un delito en 1975 debería de haber sido penado con un fusilamiento el circular a 119km/h.Hoy día las carreteras son incomparables con las de antaño. Nuestras autopistas y autovías están muy lejos de esas vías mal asfaltadas y peor peraltadas y allanadas. Los exámenes de trafico son mas exhaustivos hoy de los que yo en su día pase o de los que pasaron mis padres y ya no digo mis abuelos. Y los coches…? Los coches hoy en día frenan en un tercio de la distancia de antaño. Y toman curvas en las que los arcaicos artefactos que poblaban nuestras carreteras en los 70 volcarían sin remedio.Los vehículos hoy día son capaces de tal seguridad pasiva y activa que es un delito compararlos con vehículos de los 70. Es tal la diferencia que si en 1975 estaba limitada la velocidad a 120km/h hoy deberían de limitarla a 200km/h.O limitarse a recomendar la velocidad máxima y tan solo imponer limites en determinadas zonas (hospitales, parques de bomberos, colegios y zonas residenciales).Pero lo que mas me fastidia es que un gobierno que se atrevió a llamar al pan pan con lo de la guerra de Irak (diciendo que no se iba tras las armas de destrucción masiva sino de su petroleo), hoy nos siga mintiendo diciendo que los limites actuales son por nuestro bien, cuando es por el bien de las arcas del estado.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s