El hábito hace al monje

Ya sé que el refrán original “El hábito no hace al monje” expresa la negación de este hecho, basándose en la idea de que ponerse un disfraz no nos convierte en héroes. Pero, si nos ponemos ese disfraz día tras día y actuamos como héroes, porque pensamos que podemos serlo, es probable que terminemos actuando heroicamente (si no acabamos antes en un manicomio).

Todo este razonamiento tiene sentido en el comienzo de este año 2011. Un momento en el que la cultura de lo fácil y del derroche ya no tienen cabida para lograr éxito o simplemente sobrevivir.

Hay que luchar, trabajar, poner atención en los detalles, cuidar nuestros trabajos como si fueran recién nacidos. El esfuerzo es esencial en esta época de crisis.

Crisis que depura después de los excesos, como algunas hierbas purgan el organismo después de una indigestión. La crisis no es un mal en si mismo, como no lo es el dolor. Ambas cosas son una alerta ante la que cabe reaccionar.

Por tanto, las buenas noticias son que una crisis es también un momento de oportunidad. Un terreno sobre el que sembrar. Un momento para pensar, y un espacio para aquellos que están dispuestos a reaccionar con constancia, esfuerzo y sacrificio.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s